Facultad de Educación

Información General

DESCRIPCIÓN

                Situación

                El Campus Canalejas está integrado por tres edificios: el Solís o de "Huérfanos de la Inmaculada Concepción" (1542), el Cossío (1984) y el Europa que, como el Cossío, es obra del arquitecto Antonio Fernández Alba, Premio Nacional de Arquitectura en 1963, y fue inaugurado en 1992.

                La biblioteca,   situada en el corazón del edificio Europa, lo atraviesa, desde lo alto de la cubierta que corona la linterna de dieciséis ventanas que se divisa desde el paseo Rector Esperabé, hasta sus cimientos. La planta semisótano de la biblioteca, única que se prolonga hacia el sur y sobresale, bajo otras dependencias ajenas a ella, se abre a modo de lengua hacia el campo del IOATO (Instituto de Orientación y Asistencia Técnica del Oeste) , volviendo a protagonizar la arquitectura del edificio en una rotonda con ocho ventanas rasgadas hasta el suelo y doble escalinata hasta la calle.

                La biblioteca es, pues, un paralelepípedo vertical, flanqueado por otros cuatro en sus esquinas en los que se alojan los despachos y otras salas, en su mayoría de “trabajo en grupo”, de sus distintas plantas idénticamente trazadas. Entre esos paralelepípedos, y en el plano a vista de pájaro de la cubierta, puede verse cómo se recortan, semejando secciones de contrafuertes, cuatro lucernas o  claraboyas que, en la realidad, cubren cuatro patios interiores. Sobre tres de ellos, cerrados también por las cristaleras de sus muros exteriores, se abren directamente las distintas plantas de la biblioteca desde las balconadas que delimitan las salas de lectura; de tal forma que la luz natural cenital se distribuye a su través por el centro del edificio, entre la biblioteca y sus aledaños, hasta la planta semisótano. El cuarto patio es parcialmente sustituido, en su zona central, por la escalera de acceso a las plantas exteriores a la biblioteca.

                 Ver planos en  http://www.stig.usal.es/webgestionespacios/ Servicio Transfronterizo de Información Geográfica (STIG)

                 Características

                 El edificio Europa se abre a las fachadas exteriores desde el anillo de dependencias a las que dan acceso los pasillos que  circundan la biblioteca. No es muy grande, pero no por ello renunció el arquitecto a complicar su configuración para proporcionarle cierto aspecto, si no laberíntico sí, al menos, algo intrincado.

                 Lo consiguió manteniendo adosados, como residuo del cuarto patio dividido por la escalerilla de acceso, los dos patios laterales junto a ella; atravesando nuevamente el edificio con ascensores y escaleras estrechas a las que se accede por puertas instaladas en cada rellano, de tal manera que parecen escondidas; jugando con la luz que penetra desde la zona de lucernario hasta  lo más profundo; y rompiendo  la correspondencia lógica de las plantas mediante la diferenciación en altura de la zona central: esa biblioteca a la que eleva una semiplanta sobre el nivel de los otros pisos  y que rodeada de corredores que enmarcan su entorno, se visibiliza así, a través del gran fanal que la limita, diáfana, transparente, sugestiva, motivadora, estimulante y, en fin, nuevamente protagonista del edificio Europa, esta vez en el interior.

                Fácilmente accesible, en su seno no existe barrera alguna entre los usuarios, las colecciones y el personal. Así, como biblioteca de libre acceso, modalidad tan desarrollada por las bibliotecas universitarias de investigación en los Estados Unidos, las catedrales del saber cuyas excelencias ya proponía importar a Europa Jacquette REBOUL en 1982, conviven, compartiendo espacio, las  estanterías repletas de libros y las mesas para los usuarios, que pueden disfrutar así de una atmósfera específica, especialmente agradable y propicia para la creación y la reflexión o para pasar horas hojeando libros, el famoso browsing al que tan aficionados son los anglosajones.

                Se incluyen imágenes del interior de la biblioteca y todos sus detalles (Ver "Galería" en esta página)

                 La historia: hitos destacables

                 La historia de esta biblioteca está íntimamente ligada a los vaivenes de las Facultades a través del BOE (Boletín Oficial del Estado). Así hunde sus raíces hacia 1974, cuando, separadamente de Filosofía y Letras, comenzó a funcionar con un depósito situado en una sala contigua al Centro de Documentación del entonces ICE (Instituto de Ciencias de la Educación), unos 3.000 o 4000 libros cada uno, compartiendo los usuarios de ambos centros la sala de lectura aneja. Aunque la Sección de Psicología se escindió también, sus bibliotecas nunca compartieron espacios físicos, pese a que era ya miembro de la Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación cuando en 1985 se incorporó la Sección de Filosofía, desgajada también de la que, desde ese momento dejó de ser Facultad de Filosofía y Letras, y se trasladó a su vez al recién terminado edificio Cossío junto a los pedagogos.    

                En 1990-91, independizada ya Psicología como Facultad, la Biblioteca de Filosofía y Ciencias de la Educación y el IUCE (Instituto Universitario de Ciencias de la Educación) fundieron sus fondos: la hemeroteca, fusionada y alfabetizada, quedo físicamente en el edificio Solís y la biblioteca de ambos, en el sótano del Cossío, bajo las actuales aulas de informática, a la sazón salas de lectura; aunque los libros del IUCE en sala aparte y sin integrar debido a su clasificación diferente. El proceso de integración se inicia ahí, se interrumpe con el traslado al edificio Europa y se reanuda después.

                En 1992 la Facultad se escinde en Facultad de Filosofía y Facultad de Educación y la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado de Educación General Básica es integrada en la Facultad de Educación y se traslada al Campus Canalejas. Se estrena el edificio Europa y en el espacio de biblioteca, más de mil metros cuadrados, se reúnen todas las colecciones. El Fondo de la antigua E.U. de F. del P. de E.G.B. va al sótano con el IUCE, y cada uno con una clasificación topográfica diferente que se unificará a lo largo de los años siguientes al incorporarse a la ya existente en Educación. Se constituye así la biblioteca central del Campus Canalejas. Según el artículo 96 e) del Reglamento del SABUS (Servicio de Archivos y Bibliotecas de la Universidad de Salamanca) de 1992, p. 21: “se consideran bibliotecas centrales las bibliotecas especializadas que, al reunir fondos procedentes de varios centros, no estén vinculadas a un solo centro docente...”.

                En 1994-95, la Facultad de Filosofía se traslada al Campus Unamuno llevándose unos 20.000 volúmenes, aparte de sus títulos hemerográficos y sus ficheros bibliográficos manuales -¡eran otros tiempos!-, que hubo que desglosar de los de Educación con los que entonces estaban aún fusionados.

                En 1997, se inicia la informatización del catalogo.

                En 2000-2002 se intensifica la informatización retrospectiva, primero de libros, luego de revistas. Esta última revisión culminará en breve con la alfabetización física, que es como estuvo siempre la hemeroteca, tanto en el ICE como luego en el IUCE. Ello modificará  algún dato de situación de signaturas en el documento “Distribución del espacio de biblioteca”.

                En 2005 se informatiza el préstamo.

                En 2008, desde la festividad de San José de Calasanz toma el nombre de Biblioteca  José Luis Rodríguez Diéguez, cuya placa puede verse en el exterior.

                En 2009 se incorporan al préstamo los ordenadores portátiles y se informatizan también las Estadísticas, el Inventario de equipamientos y las Solicitudes de adquisiciones.               

                En 2010 se inicia el préstamo de lectores de libros electrónicos (e-book).    

FORTALEZAS

              Algunas cifras

                Es cierto que la atmósfera intelectual de una universidad está compuesta por numerosos factores intangibles: su prestigio, sus titulaciones, su nivel de exigencia, etc.; y que la importancia de su biblioteca es uno de esos factores intangibles.

                En este sentido cabe estudiar, analizar o/y evaluar las bibliotecas universitarias al menos desde tres puntos de vista: sus infraestructuras, instalaciones y equipamientos; sus colecciones y sus prestaciones.

                Infraestructuras, aunque actualmente se queda pequeño, el espacio es de 1.153 metros cuadrados, distribuidos en siete plantas de las que seis son de uso público; 210 puestos de lectura y 5 salas de "trabajo en grupo".

                Instalaciones: se trata de espacios dotados de equipos contra incendios: alarmas, extintores, salidas de emergencia; arco antihurto; conexiones a Internet; y escaleras y ascensores, uno de ellos con acceso para impedidos desde el hall de entrada al edificio. Cuenta con 2.878 metros lineales de estanterías, de los cuales 415 están en depósito cerrado.

                Equipamientos telemáticos: un total de 18 equipos informáticos: 12 OPAC para usuarios, 3 ordenadores para préstamo,  3 para catalogación y gestión; 2 impresoras; y 1 fotocopiadora para que los usuarios puedan realizar copias puntuales, para uso privado y respetando la legislación vigente sobre propiedad intelectual, de los materiales fuera de préstamo; 10 ordenadores portátiles para préstamo y 3 lectores de libros electrónicos para préstamo también.

                Prestaciones en 2010 a través de indicadores de movimiento (uso y crecimiento) y difusión de la información:

                 Visitantes: unos 128.000 usuarios, que dieron lugar a un total de 22.501 préstamos -de los cuales 5.244 fueron portátiles y 63  lectores de libros electrónicos-, y realizaron 25.944 fotocopias. 

                Ingresos: 1.501 volúmenes de monografías y material no librario, de los que se incorporaron a la red 1.417 ; y 768 números de publicaciones periódicas correspondientes a los 213 títulos abiertos en soporte papel.

                Difusión de la información: a través de las alertas de [BIBEDU], lista de distribución de la biblioteca, se han dado a conocer los nuevos ingresos bibliográficos y hemerográficos, así como algunas informaciones de interés sobre las novedades de recursos bibliotecarios del SABUS.

                Pero con ser muy importantes todos estos datos de poco servirían si no hubiera detrás unas buenas colecciones de documentos en distintos soportes, que son los que de verdad dotan al fondo de interés cualitativo. 

                 Colecciones

                 Pues bien, esta sucursal del SABUS, cuenta con una colección importante numéricamente: 76.949 volúmenes a 31 de diciembre de 2010; de los cuales, 57 son anteriores a 1831, 4.600 son anteriores a 1958, y 1.980 son de material no librario. De ellos, más de 72.000 registros están ya en el catálogo en red al igual que los 1.113 títulos de revistas, de las que siguen abiertas, por compra, intercambio o donación 213. Las cerradas, 900, se han ido  cancelando a lo largo del tiempo por razones diferentes: por falta de presupuesto, por  encontrarse suscripción de la USAL en red a texto completo o por localizarse, de forma gratuita, en otras direcciones de Internet, etc.

                En efecto, no es sólo importante el número, se trata de una muy buena biblioteca de temática educativa

                Aparte de su carácter enciclopédico en apoyo de las distintas didácticas específicas por materias, el fondo reunido, a lo largo de casi cuarenta años, ha sido seleccionado por especialistas de las distintas disciplinas vinculadas a las distintas titulaciones y especialidades impartidas en este campus a lo largo de los años.

1.- Es muy importante la colección de Obras de referencia que incluyen tanto diccionarios, de todos los idiomas más hablados, como enciclopedias de carácter general y de distintas especialidades.

2.- Una buena colección de obras de Historia por edades, que además de su interés por sí mismas, sirven de marco de referencia y apoyo instrumental a la Historia de otras disciplinas en las distintas épocas; Educación comparada; Metodología de investigación, etc.

3.- La Psicología, como punto de partida importante, fundamento y apoyo de la actividad educativa, cuenta con una buena representación, incluyendo a los clásicos.

4.- La Sociología está bien representada, tanto teórica como institucionalmente, con instrumentos de medición e informes sociológicos de países, enlazando con la Educación comparada.

5.- Otro gran puntal de la biblioteca está constituido por la colección de Didáctica, tanto general, como teórica, metodológica, por niveles y didácticas especiales, específicas de cada materia: Lenguaje; Lenguas (Español, Francés, Inglés) y la literatura de cada una; Literatura Universal y de España, Ciencias, Física y Química, Educación Musical, Plástica, Educación Física, Ciencias Sociales, Filosofía, etc

6.- La Organización y la Dirección son los temas que completan temáticamente esta biblioteca, exhaustiva en sus centros de interés, salvo en aspectos de Medicina y Derecho.

                La clasificación topográfica

                Esta colección tan importante está clasificada topográficamente según una clasificación decimal, inspirada, pues, en Melvil DEWEY (1851-1931), el autor del sistema de clasificación decimal introducido en 1874 en la biblioteca del Amherst college de Massachusetts, que fue publicado en 1876 como Dewey Decimal Classification. Los títulos de los temas de cada entrada se pactaron por los profesores de la Facultad de Educación en el momento de su creación. Está disponible en el mostrador de préstamo bajo el título Clasificación topográfica

                Como todas las clasificaciones, tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

                Como principal inconveniente tiene el hecho de que no corresponde unificadamente a una clasificación establecida para todo el SABUS, por ejemplo la CDU (Clasificación Decimal Universal, de Paul OTLET y Henri LAFONTAINE, 1905); con sus repercusiones estéticas en el Catálogo, etc.

                Como ventajas: la sencillez de su divisibilidad decimal que permite su constante actualización al hilo de las necesidades y “modas” temáticas, es decir, su flexibilidad adaptable al paso del tiempo. Así, por ejemplo, hemos ido incorporando en CE/ 1.10 y CE/1.10.1 las obras de "Educación para el siglo XXI", generales y de España; en el CE/2.1.1, "Educación comparada en Europa", cuando surgió el furor del EEES (Espacio Europeo de Educación Superior); en el CE/8.1.0/ los famosos temas transversales..., etc.

                En 1992, el aluvión de materiales en soportes especiales procedentes de la antigua E. U. de Formación del Profesorado de E.G.B., que se añadían a otras obras de características especiales existentes en la Facultad de Educación, permitió  añadir, como creación propia, en la Addenda B  una clasificación de obras  fuera de libre acceso, según criterios de antigüedad (anteriores a 1831 o a 1958), inéditos (Tesis, tesinas, memorias...), formatos especiales para impresos; soportes para medios audiovisuales, ordenadores y reproductores de música y películas; objetos tridimensionales: juegos, cuerpos geométricos, etc.; instrumentos ópticos, telemáticos, etc.

                 El hecho de que quepa completa en una sola hoja, la hace abarcable para los usuarios que se familiarizan con ella con cierta rapidez. Y además, la sencillez de su notación, hace fácil la localización de los libros.

                Utilización

                Como sucursal del SABUS que es, esta biblioteca se atiene a las mismas normas de uso y reglamentos de préstamo que el resto del Servicio. Para facilitar el uso de la biblioteca, en el mostrador de préstamo se puede recoger el documento NORMAS DE USO, síntesis de todos los reglamentos de préstamo, que incluye el articulado a que se hace referencia en cada caso; también un resumen de otras pautas de conducta observables para un mejor funcionamiento y aprovechamiento de los servicios de la misma y la referencia a la web del SABUS http://sabus.usal.es y http://bibliotecas.usal.es,  indicando cómo se pueden renovar préstamos, acceder a documentos, informaciones y todo tipo de servicios, tanto personalmente en cada sucursal del SABUS como por Internet.

                Además está también disponible un documento que es el "esquema"  de la biblioteca: DISTRIBUCIÓN DEL ESPACIO DE BIBLIOTECA, una especie de corte transversal que relaciona cada planta con el correspondiente pulsador del ascensor y expresa los servicios a los que se accede en cada una así como las signaturas de las obras que contienen sus anaqueles.

                La localización de los libros en las estanterías de libre acceso se facilita además mediante  el documento CLASIFICACIÓN TOPOGRÁFICA, explicado en el punto anterior.

                La perfecta señalización, tanto en los costados de las estanterías como en sus cantos, con la indicación de las signaturas que contiene cada fila de baldas y cada balda concreta, y la permanente revisión de la colección, contribuyen nuevamente a la accesibilidad de los libros.   

                 Documentos citados:

NORMAS.pdf; DISTRIBUCIÓN.pdf; TOPOGRÁFICA.pdf                                                                                                     

                  Futuro

                 El contexto      

                 La Comisión Internacional sobre la Educación para el Siglo XXI, presidida por Jacques DELORS, tituló su Informe a la UNESCO (United Nations Educational Scientific and Cultural Organization, 1996): La Educación encierra un tesoro. Al hacerlo,  la Comisión recordó la fábula de Jean de LA FONTAINE (1621-1695), "El labrador y sus hijos":

                                                           "Cuídense (dijo el labrador) de vender la herencia

                                                                          Que nos dejaron nuestros padres.

                                                                                     Encierra un tesoro"

                 El citado Informe, que ha desencadenado toda una riada de publicaciones como desarrollo de sus directrices, que han servido y servirán de pauta durante los próximos años a planes de estudios y programas educativos,  parte de considerar que la educación encierra  un tesoro en un mundo tan cambiante como el actual, de forma que se convierte en la clave para la capacitación personal que permite autoorientarse y reciclarse permanentemente para adaptarse con facilidad a las nuevas situaciones que va deparando la vida.     

                Además, las nuevas tecnologías y las nuevas necesidades surgidas, nos transportan a un cambio de paradigma en la enseñanza universitaria, que pasa de ser un sistema basado en la enseñanza, a ser un sistema basado en el aprendizaje. Ello da lugar a nuevos métodos, un mayor uso de la biblioteca y gran diversidad de profesorado: bibliotecarios, informáticos, técnicos audiovisuales y asesores pedagógicos.

                 El oficio

                Al decir de Alain TOURAIN, un buen bibliotecario es quien ayuda al usuario  a transformarse en un creador de su propio universo simbólico.

                Todavía no se podrá perder de vista la reflexión de José ORTEGA Y GASSET sobre la "Misión del bibliotecario" en el II Congreso de la IFLA (International Federation of Library Associations), allá en 1935. El aprendizaje continuo y la investigación se hacen imprescindibles. Se multiplica aún más de lo que él pudo llegar a imaginar el número de libros publicados y sigue siendo necesario “filiarlos”, crear la “estadística de las ideas”, “la mise au point de la función social que es el libro”, dirigir al lector por la “selva selvaggia” de la información sí, pero también de la cantidad de recursos nuevos que se ponen a su disposición para trabajar con ella.

                El bibliotecario  se convierte en la pieza clave para facilitar el acceso a toda esa información. Pero la información es tan abundante que desborda.

                Las razones de alarma de entonces ante el crecimiento de la edición de libros, se han multiplicado, no sólo por la disparatada forma de hacer públicos los documentos hoy, dada la gran facilidad  y la cantidad de medios disponibles para ello, sino por las nuevas formas y formatos de comunicación que obligan a multiplicar la capacidad crítica para valorarla y el aprendizaje de las múltiples nuevas formas de aplicación de las nuevas tecnologías para recuperarla, transmitirla y facilitar su utilización 

                Todavía no estamos en la sociedad del conocimiento. Como bien ha dicho Federico MAYOR ZARAGOZA, “sólo estamos en la sociedad de la información”. Se acumula conocimiento tácito en los libros, etc., pero para que ese saber se convierta realmente en conocimiento debe producirse la reflexión. Por tanto, el conocimiento es una respuesta personal. El mayor bien intangible es el conocimiento experto acumulado y en eso la Universidad es una empresa especialmente bien dotada desde antiguo. 

                Si para todas las tareas son requisitos la experiencia, las actitudes y las competencias en  tecnologías de la información, para que la difusión de la información sea pertinente es necesaria la competencia en técnicas documentales, fuentes y recursos de información y, de forma especial, la capacidad crítica que permita analizar y evaluar las fuentes de información y la formación específica: terminología, escuelas, tendencias y evolución del saber específico, los idiomas, el sentido de la responsabilidad y hasta cierta meticulosidad; en definitiva, -además de las actitudes, las aptitudes-,  se hace imprescindible la formación en información.

 OPORTUNIDADES

                 El futuro de la Biblioteca está en potenciarse hasta prestigiarse como factor intangible en el cambio de paradigma 

                El futuro vendrá marcado por las nuevas directrices que marca REBIUN (Red de Bibliotecas Universitarias) dependiente de la CRUE (Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas), una de las redes a que pertenece la Biblioteca de la  Universidad de Salamanca, pues los  problemas que se plantean hoy a las bibliotecas universitarias no se pueden resolver de una forma individual o aislada.

                Y así, se proyecta que la biblioteca universitaria sea, según la definición de REBIUN, un centro de recursos para el aprendizaje, la docencia, la investigación y las actividades relacionadas con el funcionamiento y la gestión de la Universidad como institución en su conjunto. Su misión  será facilitar el acceso  y la difusión de los recursos de información y colaborar con los procesos de creación del conocimiento, a fin de contribuir a la consecución de los objetivos de la Universidad.

                Una vez que se ha llegado al nivel de informatización y de prestaciones alcanzado, el futuro de esta sucursal de la Biblioteca de la Universidad de Salamanca, y siempre en el marco del SABUS y de las directrices de REBIUN, se prevé mejorando, ampliando, especializando y desarrollando servicios a los usuarios, para contribuir a perfeccionar la importancia de ese factor intangible de la atmósfera intelectual de la Universidad que es su Biblioteca. 

 Mª José Martín

 Bibliotecaria, Jefe de Biblioteca

 

                                                                        

 

                                                                                    

 

                                                             
Subir